Hasta llegar a este punto donde los grupos trabajan de forma autónoma, se ha dialogado previamente mucho en anteriores sesiones,  se les ha permitido crear y lo más importante de todo: se da tiempo en el aula para sus proyectos mentorados.

No es fácil ,describir, ordenar,sintetizar, todo lo que pasa en el aula en nuestras sesiones… De igual modo, ocurre este proceso en la cabeza de cada uno de nuestros alumnos/as de las sesiones. Lo percibo, porque algunos tienen más facilidad que otros para trasmitir sus ideas al resto del equipo y a nosotras mismas. Y no es sencillo, mostrar todo este proceso en Colaboratorios , porque aunque quisiéramos plasmarlo ; los intangibles están ahí ,construyendo muchas más cosas de las que pensamos o podemos apreciar.

Esta clase de ayer, empezó en un despacho de la 3ra planta de la Universidad de Alcalá, donde me encuentro con las compañeras que comparto aula(tiempos y espacios ubicuos) , alumnado (PIA) y Grupo de Investigación ( FIT). Acaba la clase, cuando yo medito sobre ella y construyo por y para mi investigación , compartiéndola en abierto por si pudiera ser útil para mí y para los demás ( y no sé, cual de estos 2 últimos conceptos va en orden de prioridades; seguramente y afortunadamente😉 ya están demasiado fundidos en el concepto del procomún ).

Si retomo uno de los meandros de la clase , un momento de impacto, donde me desestabilizo , donde se generan nuevas sinapsis en mi mente ( algo que agradezco mucho), se debe al momento donde alguien muestra la mayor resistencia en salir de su zona de confort y pensar de forma sistémica. Al trabajar en grupos el propio- sistema del grupo en particular- intentará compensar esa “debilidad” para autoregularse y compensar las fuerzas. De modo ,que no es nada preocupante sino el propio desarrollo que el grupo ha gestionado hasta ese proceso, forma parte de su evolución …

Ayer hice un especial hincapié en esta forma de pensar sistémica ( que usa lo sistemático) , porque es donde más fallamos todos, ya que hemos sido educados en ver parcialidades, contrastes-  polaridades, y no en la necesidad de estructurar un TODO  que interrelacione a  cada una de las partes en un eje común que vertebra el proyecto.

Es obvio que cada grupo necesita una forma de trabajar por mi parte , basada en una estrategia distinta de mentorado ( directivo,  libre,  individual,  grupal, distribuido o repicado …etc  ) . A todo esto, he de acoplarme a su forma de trabajar bien sea, más por parejas;  por triadas ;  como un todo, o bien por  individualidades; que aportan como versos más libres. Al mismo tiempo, que  procuro  respetar mucho, sus luchas por el tema del liderazgo, para que aprendan las lecciones correspondientes cada una/o como miembro del grupo.

He de admitir , el desagrado que siento, cuando los miembros de cada grupo no aportan o lo dan todo al grupo ( son los típicos alumnos que están de forma continuada con el móvil en la mano para otros menesteres ), pero mi visión es parcial y sesgada , porque quizás fuera del aula están a tope. De todos modos, si el grupo desarrolla  o incrementa  estrategias  de  inteligencia emocional durante todo el proceso,  compensará también este gesto de inmadurez por parte de personas que a veces no saben como crear su propio hueco dentro de los equipos. Por ello he introducido la Inteligencia emocional dentro del proyecto de uno de los  grupos, para que nos cuestionemos todos ,en que punto estamos bajo el foco de este constructo, ya que será ,una herramienta indispensable en su trabajo del día a día  con sus alumnos, compañeros, papás …etc.

Enlaces de Interés:

– IDEAS, INNOVACIÓN Y ACTITUDES EMPRENDEDORAS UN DESAFÍO PARA LA EDUCACIÓN DEL SIGLO XXI

– ¿Cómo lograr que mis estudiantes comprendan una realidad compleja?

– La inteligencia emocional, clave para mejorar en Educación

– El nuevo profesor tiene que ser un experto en colaboración

*** ! Me encantaría escuchar tus pensamientos en la sección de comentarios!